Tel. 620 020 119

Masaje bebés

Cólicos del lactante

MÉTODO DR. RUBIO

Los cólicos del lactante son los espasmos intestinales que aparecen generalmente entre los 15 días y los 3 meses de vida en los lactantes, que provocan un llanto excesivo y desconsolado, sobre todo al anochecer, sin causa aparente.

 

Parece que estos cólicos son consecuencia de la inmadurez del aparato digestivo de los bebés.

 

El Método Rubio es una reconocida técnica osteopática de elastificación de tejidos con la que el 90% de los cólicos mejoran o desaparecen en apenas 2-3 sesiones.

¿Cómo es una sesión del masaje de cólicos del lactante?

La especialista, con el bebé relajado, realiza ligeras presiones en la zona abdominal, escuchando la tensión de la zona y esperando la respuesta del cuerpo del bebé a la presión realizada. Con estas presiones, no dolorosas para el bebé, se consigue elastificar la zona, relajando las fascias y los intestinos.

 

Con el masaje se consigue una mejor asimilación de la alimentación y una mejor gestión de los gases y heces, logrando, además, una aumento de la calidad del sueño y del bienestar general del bebé.

 

Son necesarias, por norma general, dos sesiones, en las que se aplican primero las técnicas en la parte más superficial y en la segunda sesión, a los 5 ó 7 días de la anterior, se trabaja la zona más profunda del abdomen. Sólo en el 10% de los casos es necesaria una tercera sesión.

 

Las sesiones tienen una duración de 30-40 minutos cada una, siempre atendiendo a las necesidades del bebé (llanto, comida, etc.) y su comodidad.

Problemas digestivos

REFLEXOLOGÍA PODAL

Las técnicas reflejas, como la reflexología podal, son técnicas muy utilizadas en niños y bebés, porque son muy receptivos a esos agradables masajes.

 

Son suficientes unos minutos de masaje en los pies para sentir los beneficios y efectos inmediatos que propicia esta técnica.

 

La reflexología podal, aplicada en ciertos puntos o zonas, ayuda a regular el tránsito intestinal, eliminar los gases, trata el estreñimiento, colitis, en resumen, normaliza el funcionamiento saludable del aparato digestivo de los peques.

¿Cómo es una sesión de reflexología podal para bebés y niños ?

Las sesiones se realizan con aceites esenciales 100% orgánicos, ecológicos, con el fin de que las manos y dedos se deslicen mejor en los pies y sus aromas favorecen la respuesta natural del cuerpo a la inflamación.

 

Tienen una duración de entre unos minutos, en bebés y niños pequeños, y de hasta unos 30-40 minutos en niños más mayores.

 

La frecuencia recomendada es de un masaje diario hasta que se viera una evolución y dependiendo de dicha evolución, ya se van espaciando a tres o dos veces en semana, o lo que se vea que el niño necesite.

Problemas respiratorios

REFLEXOLOGÍA PODAL

Las técnicas reflejas, como la reflexología podal, son técnicas muy utilizadas en niños y bebés, porque son muy receptivos a esos agradables masajes.

 

Son suficientes unos minutos de masaje en los pies para sentir los beneficios y efectos inmediatos que propicia esta técnica.

 

La reflexoterapia podal es una aliada eficaz para aliviar los problemas respiratorios que suelen tener los niños pequeños, como catarros, bronquitis, bronquiolitis, asmas, alergias.

 

Con estas técnicas reflejas, se consigue descongestionar las vías respiratorias altas y/o bajas permitiendo recuperar la funcionalidad del sistema respiratorio. Como consecuencia de una buena respiración, se favorece la relajación del cuerpo y de la mente y se logra conciliar mejor el sueño, mejorar las digestiones y un sinfín de beneficios cuyo punto de partida es una buena ventilación.

¿Cómo es una sesión de reflexología podal para bebés y niños ?

Las sesiones se realizan con aceites esenciales 100% orgánicos, ecológicos, con el fin de que las manos y dedos se deslicen mejor en los pies y sus aromas favorecen la respuesta natural del cuerpo a la inflamación.

 

Tienen una duración de entre unos minutos, en bebés y niños pequeños, y de hasta unos 30-40 minutos en niños más mayores.

 

La frecuencia recomendada es de un masaje diario hasta que se viera una evolución y dependiendo de dicha evolución, ya se van espaciando a tres o dos veces en semana, o lo que se vea que el niño necesite.

Las terapias manuales que aplicamos NO SUSTITUYEN NI EXCLUYEN la atención o el TRATAMIENTO MÉDICO O FARMACOLÓGICO CONVENCIONAL prescrito por profesionales sanitarios.