Tel. 620 020 119

Embarazo y Postparto

Embarazo

El shiatsu es una técnica manual no invasiva y muy efectiva durante el embarazo, para ayudar a mantener un estado de bienestar óptimo durante esta etapa de la vida de la mujer.

 

Es un masaje de origen japonés relajante que “aplicando unas presiones con los dedos y las palmas de las manos sobre determinados puntos, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuyendo al alivio de enfermedades activando la capacidad de autocuración del cuerpo humano», según lo define el Ministerio de Sanidad de Japón.

 

En Nagaiki Shiatsu tenemos en cuenta las necesidades de cada una de las etapas del embarazo y cuidamos las necesidades de cada trimestre.

Es muy beneficioso y ayuda a:

  • Aliviar dolores cervicales y dorsales, mejorando los dolores de cabeza y posibles migrañas.
  • Aliviar dolores lumbares y ciática.
  • Favorecer un sueño reparador.
  • Reducir la retención de líquidos, aliviando el peso en piernas, tobillos y varices.
  • Mejora la digestión, alivia las náuseas y el ardor de estómago, y evita el estreñimiento.
  • Otorga una mayor conciencia postural, que incide en una mejora de la movilidad.
  • Proporciona un autoconocimiento corporal y conexión con el bebé, aceptando los cambios emocionales de cada etapa.
  • Puede favorecer la correcta colocación del bebé de cara al parto, estimulando ciertos puntos.
  • Si ya has salido de cuentas, un masaje shiatsu en zonas concretas, está recomendado para favorecer la inducción del parto.
  • Favorece una respiración tranquila, reposada y profunda, que ayudará a sentirte más relajada en el momento del parto.
  • Contribuye a relajar el cuello del útero.
  • Otorga una mayor seguridad en sí misma y empoderamiento, lo que puede reducir el tiempo de parto y la sensación de dolor, sintiéndolo como un proceso natural.

En cualquier caso, no hace falta que te duela nada para recibir una sesión de shiatsu, la salud no es sólo ausencia de dolor o enfermedad, regálate una hora para ti y comprueba cómo te sientes mejor, más ligera, animada, positiva, fuerte y con energías y llena de vitalidad.

 

El shiatsu no tiene efectos secundarios ni para la gestante ni por supuesto, para el bebé. Siempre buscaremos la postura en la que estéis cómodos los dos.

 

Y si quieres, puedes venir con tu pareja y os enseñaremos masajes y posturas para favorecer la dilatación y seguir conectadas con tu respiración, con tu cuerpo y vuestro bebé.

 

La sesión tiene una duración de 50 min.

Postparto

Durante el postparto, el shiatsu ayuda a la recuperación física y emocional, disminuyendo la depresión post-parto.

Ayuda a recuperar el tono muscular y la retención de líquidos, edemas y/o piernas cansadas.

Alivia los entuertos (dolores por la contracción del útero para recuperar su posición).

Reduce las contracturas propias del trabajo de parto y posturales al tener al bebé en brazos.

Promueve un sueño reparador.

Estimula la secreción de endorfinas con el fin de alcanzar la tranquilidad y serenidad necesarias en esta nueva etapa.

Es muy conveniente recibir shiatsu una vez por semana para poder recuperarse más rápido y gozar de esta etapa con alegría.

Si lo deseas, tu bebé puede acompañarte en la sesión. Y si por algún motivo no puedes desplazarte, podemos realizar la sesión en tu casa.

Si te han practicado una cesárea o cirugía, es necesario el informe de alta médico autorizando el shiatsu.

La sesión tiene una duración de 50 min.

Las terapias manuales que aplicamos NO SUSTITUYEN NI EXCLUYEN la atención o el TRATAMIENTO MÉDICO O FARMACOLÓGICO CONVENCIONAL prescrito por profesionales sanitarios.